Krug Rosé

Decía Paul Valery que “Krug es el champagne que Dios ofrece a sus ángeles cuando estos han sido excepcionalmente buenos”. Y no exageraba. Porque en la constelación del champagne hay muchos vinos buenos, y algunos muy buenos, pero ninguno posee el influjo evocador de Krug. Para rendirse a él, nada como probar este Rosé, una joya difícil de encontrar –incluso en las mejores cartas de vinos del mundo– de un color delicado, una nariz floral, frágil y recia a la vez, una boca fresca y fogosa.

Variedades

Pinot Noir 50%, Pinot Meunier 40%, Chardonnay 10%.

Suelo

Calcáreo

Crianza

Krug cuenta con 19 hectáreas de viñedo propio en distintos crus de Champagne, a las que se suma la producción de otras 56 hectáreas, propiedad de viticultores que trabajan bajo los mandatos técnicos de la prestigiosa maison.

Propiedades

Alcohol: 12%

Producción

Vinificación tradicional según el método tradicional champenoise. El assemblage del Krug Rosé incluye un porcentaje de Pinot Noir vinificado en tinto, además de vinos tranquilos de reserva, tal como es habitual en esta casa.